Make your own free website on Tripod.com

 


Debido a su alto índice de actividad sintética y secretora, las neuronas necesitan transportar sustancias constantemente, a esto se le llama transporte axónico. Este se lleva a cabo a través de cinesina, dineina y microtúbulos y puede ser en dos direcciones: anterográdo que lleva sustancias desde el soma hacia el axón, y el retrógrado que transporta sustancias desde los botones terminales hacia el soma neuronal.

 

CORRELACIÓN CLÍNICA.

La rabia es una enfermedad producida por un virus llamado virus de la rabia. La infección suele ser consecuencia de la mordedura de un animal rabioso. Una vez que ha entrado al ser humano, el virus infecta directamente las terminaciones nerviosas del sitio donde se produjo la mordedura. Una vez que ha entrado al axón, el virus utiliza el transporte retrógrado para viajar hacia el soma de las neuronas de los ganglios raquídeos y la médula espinal. El virus continua viajando por transporte retrógrado hasta alcanzar las neuronas cerebrales. La infección cerebral (fase neurológica) provoca convulsiones, parálisis muscular, alucinaciones, hidrofobia (miedo al agua por parálisis de los músculos laríngeos) y finalmente coma e invariablemente muerte.

Sólo se conocen tres casos que ha sobrevivido a la fase neurológica. El más famoso es el caso de Jeanna  Giese, una adolescente de 15 años, que fue mordida por un murciélago un domingo de 2004. Un mes después Jeanna presentó alucinaciones, diplopía (visión doble) y ataxia, por lo que fue hospitalizada. Fue gracias a que su madre recordó el incidente del murciélago, que los médicos decidieron hacer estudios específicos en busca del virus de la rabia, incluyendo análisis de líquido cefalorraquídeo, el cual resulto ser positivo al virus de la rabia. Como única opción terapéutica, uno de los médicos tratantes sugirió inducción del coma con el fin de retrasar la diseminación del virus y dar tiempo de aplicar anticuerpos contra el virus.

Tras angustiosos siete días los médicos retiraron el coma. Jeanna se salvó, aunque presentó secuelas, por lo que tuvo que iniciar un programa de rehabilitación. Seis meses después se recuperó al 100%.